miércoles, febrero 21, 2007

Ah, el verano en la playa…

Cosas que hicimos con mi hija de 4 años: dibujamos, pintamos, pegamos los dibujos en la muralla al lado de su cama.
Cosas que hicimos: nos bañamos en la playa.
Mi hija entra engrasada con crema protectora para el sol pues la mamá no quiere que se queme la piel.
Hicimos una piscina, en el borde de la playita.
Chuuuuuta.
Sube la ola y se lleva parte del dique. Volver a empezar. Lo dejamos pero bien armadito y nos fuimos a almorzar a un restaurante muy bakancito a dos pasos de la playita.
Cuando volvimos dos niñas estaban sentadas en NUESTRA piscina.
Mishh, dijo ella.
Mishh, dije yo.
Nadie sabe para quien trabaja, dijo la mamá.

Entramos varias veces a los juegos y ella se subió a los caballitos, a los autos de carrera, a los dragones, a los aviones, a la cama de saltar, al castillo escalador.
Lo que más le gustó fue saltar en el benji. Tanto le agradó que luego en la casa se dibujó saltando en el benjí. Le quedó muy propio.

Cosas que hicimos: comimos cabritas.
Un día a un globo le pegamos papel de diario con engrudo, al otro día estaba seca y jugamos a la pelota con ella.
Hicimos una espada de palos de árbol y luego la pintamos de colores.
Así fuimos espadachines muy hábiles.

Fuimos a la casa de sus primos que ella quiere mucho, y que también vacacionaban por ahí. Allí se ponía muy chifladita con subir a la casa en el árbol de sus primotes, que también la quieren mucho, y colgarse de la cuerda enganchada del árbol.
Al fin: Gua, gua, gua.
Se cayó de poto.

Cosas que hicimos: dormimos siestas.
Leímos repetidas veces el libro del oso Matías que va a ir por primera vez a la escuela y tiene mucho temor. Pobre oso Matías que no puede dormir tranquilo pensando que al otro día tiene que ir al cole. El osito Matías sufre el horror vacui, el temible horror al vacío. Hicimos unos dibujos del pobre Matías que también pegamos en la muralla.

El otro libro que leímos varias veces fue sobre Betti, una niñasaurio muy plomo que molestaba a su amiga Carla y que al final la mandan a la luna.

Otro día fuimos a almorzar donde su prima que llegó también cerca de ahí. La suerte nuestra es que al lado había una casa con piscina. Bakán. Nos bañamos. Ella se tuvo que salir pues se estaba poniendo azul con el agua fría. Tiritaba.
No-o-o-o, dijo temblando.
Luego se tomó la leche en los brazos de la mamá.
Regalona.

Vimos repetidas veces el video del Libro de selva y otros de monitos.

Ella colecciona caracoles que recoge del jardín.
Un día se encontró con dos caracoles que cruzaban una calle cuando bajamos a la playa.
¿Qué hacían esos caracoles en medio de la calle con sus cachos parados?
Ella quería llevárselos a la playa.
No, le dije.
¿Por qué no?
Ahí estaba: su inevitable ¿Por qué no? de una chica de 4 años.

Porque de aquí a que lleguemos a la playa van a llegar reventados.
No si los llevo así.
Puso la mano en cucharita

Otro día se bañó en el patio con la manguera.
La mamá gritó: ¡qué se va resfriar!

Otro día anduvo todo el día con dos de esos cartones con el precio que le ponen a la ropa en los negocios. Los encontró lindos y se los colocó en el cuello como collares.
Mira, Pa, qué lindos…
Anduvo todo el día pendiente de sus lindos cartones y por la noche les aplicó tijera.

Efectivamente, estuvo toda una tarde recortando los catálogos de ropa que ahora traen los periódicos del fin de semana. Recortaba los maniquíes y les pegaba zapatos y después los ponía en fila o los hacía caminar, y hablaban, como si fueran títeres.

Un día ella le dijo a su mamá:
¿Por qué te necesito? ¿Por qué, Ma?
Y la abrazó.





9 comentarios:

  1. Yo fui el fin de semana pasado con 5 sobrinos a Puerto Saavedra, el lago Budi y alrededores. Niños de 2 a 13 años.

    Lo pasamos muy bien, compartimos harto. Nos reimos bastante. Nos dimos mucho cariño.

    Que daría por tener hijos propios.

    ResponderEliminar
  2. Yo tb quiero tener 4 añitos, pintar, recortar y coleccionar caracolitos...
    pero talvez ya estoy en edad de tener hijos uf! de solo pensarlo se me revuelve el estomago ejeje

    Besitos a la niñita más hermosa de este planeta!!

    ResponderEliminar
  3. qe ermoso testo qe linda bacasione, enteras, conpletas, con habrasos, con plallita

    qe ermosura de testo

    cogollo el feros

    ResponderEliminar
  4. wuaw!!
    que lindo relato!!!
    se nota que la pasaron shansho

    Un abrazo para ambos

    Siemprevivas

    ResponderEliminar
  5. Los hijos son lo mejor de la vida, te dejan super claro tu lugar en el universo

    ResponderEliminar
  6. Que lindo relato!!
    Me la imaginé a esa cosa chica de 4 añitos haciendo todo lo que cuentas y la cara del padre..baboso. no?
    saludos muchos.

    ResponderEliminar
  7. wa me isite emocionar ., soi uy joven para ser tan sentimental pero en fin :s

    ResponderEliminar
  8. Anónimo10:08 p.m.

    que lindas vacaciones para la Antonia, poe eso siempre se quiere ir a la playa

    saludos
    paty

    ResponderEliminar
  9. ¡Qué delicia de historia!
    Y la petit, tan increíblemente exquisita.
    Una familia adorable y unas vacaciones para la memoria

    Saludos

    ResponderEliminar