viernes, julio 21, 2006

Homenaje a Mario Martínez: Nuestra levedad actual se traduce en silencio, falta de compromiso, limitada solidaridad

Mi estimado Jorge Araya me ha enviado este texto, un homenaje a su camarada y amigo Mario Martínez, asesinado por la dictadura de Pinochet. El joven dirigente estudiantil Mario Martínez apareció muerto en las costas de las Rocas de Santo Domingo, luego de que fuera secuestrado en Santiago.
Ahí va el texto:

Mario Martínez y La insoportable levedad del ser
Por Jorge Araya Moya


Conocí a Mario por el año 85 cuando estaba trabajando como monitor del Icheh; en el período previo me había correspondido estar en las primeras líneas como dirigente en la UC. La visita de Mario con un grupo de la USACH, buscaba apoyo para preparar a los militantes DC para disputar la federación de estudiantes con Andrés Rengifo a la cabeza.
Mario acompañaba pero estaba más interesado en las ideas, se cuestionaba sobre nuestra estrategia para acabar con la dictadura, creo que Mario tenía conciencia clara de que todas las batallas se subordinaban a la gran batalla por terminar con el régimen autoritario.
Mario había leído a Gandhi, Helder Cámara, Luther King: ¿Era posible esta estrategia de no violencia en medio de una dictadura que no tiene el control de la opinión pública, que no rinde cuentas ante nadie, que ya se encuentra aislada internacionalmente?.
¿Tenía sentido nuestra opción por la no violencia si veíamos compañeros que pasaban de 40 días en huelga de hambre sin que nadie con poder real hiciera algo?.

Todas nuestras acciones día a día eran no violentas (francamente nuestras eventuales salidas de madre eran cosa de niños en ese contexto) en algunas jornadas marchábamos en la universidad o la calle, en otras, estábamos en algún acto solidario, estábamos en paro o en toma, panfleteando, pintando, discutiendo sobre nuevas acciones, guitarreando a veces, reinventando la marcha de la Patria Joven, sólo con jóvenes a lo largo del país.
De campamento para levantar la candidatura de Campusano o Pedro García a la presidencia de esa sociedad ideal que sólo existía por algunos días, en un rincón de Vilches.

Mario se cuestionó honestamente, buscó con profundidad y descarnado interés, se comprometió, y asomado para denunciar la miseria de ese régimen, encontró la muerte.

Le escuché decir a un camarada que participó en la Comisión Rettig que era sorprendente ver que entre los detenidos desaparecidos o muertos por la dictadura hubo un número significativo de Demócratas Cristianos, sorprendente observación en un Partido que poco los ha recordado y reivindicado; pero Mario es joven con nosotros, lo conocimos. Estábamos presentes con él, como ahora, para saber quienes somos.
Contrasta, es cierto, tanto testimonio para llegar a las limitadas condiciones que parecemos tener ahora en Democracia.

Contrasta la honestidad de nuestro movimiento con el silencio de estos días, que no es silencio de conformidad.
Contrasta el heroísmo con nuestros miedos actuales.

El protagonista de “La insoportable levedad del ser” pasa de ser un prestigiado médico a un improvisado limpiador de vidrios, luego un lejano campesino que muere, sin que importe ya nada, a nadie.
A él no le interesó la política, pero si la verdad.

Mario con todo el poder de la vida de un joven, con toda nuestra entrega y testimonio, fue muerto, silenciado para siempre.

La gran batalla que le interesaba a Mario se ganó, son otras las condiciones, es distinto el valor de la vida en estos días.
La gran metamorfosis afecta a otro, que pasa de gran dictador a asesino, ladrón y traficante de armas o cocaína. En este caso, se restituye el valor que corresponde, según el peso humano y valórico del personaje.

Nos queda, sin embargo, un murmullo de inconsistencia, una crítica imagen de lo logrado en estos años.
Me queda el temor de que el poder autoritario y aplastante haya sido reemplazado por los estrechos caminos de nuestra democracia, un sistema que exige perfiles muy específicos de lo políticamente correcto, hasta moldearnos para ganar el ingreso al red set criollo u olvidarnos higiénicamente.
Nuestra levedad actual se traduce en silencio, falta de compromiso, limitada solidaridad. ¿Dónde están muchos de nuestros camaradas?. Hay quienes se han quedado sin trabajo, hay quienes ya no creen.
¿Tiene una generación una segunda oportunidad para ser mejores que el sistema en el cual viven?.

Jorge Araya Moya, (Dirigente PUC 81 al 85. Candidato JDC 1987)

7 comentarios:

  1. Me sumo a ese homenaje.Me recuerdo perfectamente de ese suceso.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo10:07 a.m.

    MIRA QUE IMPORTANTE EL RECUERDO DE JORGE, COMO QUE SE NOS OLVIDA LO QUE ABRAZAMOS COMO CONDICION DE VIDA EN LOS 80' Y COMO NOS DISTANCIAMOS DEL VERDADERO DEBER SER DE NUESTRO PARTIDO, POR TODO AQUELLO ME SUMO A ESTE HOMENAJE
    A AMRIO MARTINES Y TODOS LOS MARIO MARTINEZ QUE VIVEN PERO PARECE QUE ESTAN MUERTOS

    FERNANDO SAAVEDRA

    ResponderEliminar
  3. Anónimo2:16 p.m.

    Nos fuimos quedando en silencio, nos fuimos perdiendo en el tumulto, nos fuimos acostumbrando a aceptar lo que dijeran, nos fuiemos perdiendo en el tumulto. Se nos fue pegando la avaracia y con ella también la injusticia, nos gustó los artefactos que ofrecían las vitrinas y se fue apagando nuestro canto. Nos soltamos de las manos, dejamos de ser hermanos, levantamos nuestros cercos con ladrillos y cemento, se nos fue olvidando de mirar atrás, se nos fue olvidando de escuchar la paz. Cambiamos monedas por la libertad y en cajas de vidrio escondimos: la igualdad. La TV. nos fue diciendo, haga esto lo otro, coma aquello, la radio nos fue mintiendo, mientras escondían muertos, nos fuimos quedando en silencio. El paisaje se lleno de dueños, crecieron los cercos y el desierto, mientras en las poblaciones, los obreros comen viento, nos fuimos quedando con lo nuesto. Nos callamos en la hora de decir nuestras verdades, porque era conveniente salvar nuestras propiedades. Nos olvidamos un día de amar, todo funcionaba en torno del metal. Se nos fue olvidando la experiencia, se nos fue pudriendo la conciencia.
    Nos fuimos quedando en silencio.
    Nos fuimos perdiento en el tiempo.

    SCHWENKE Y NILO

    ResponderEliminar
  4. Anónimo7:36 p.m.

    Estimado Jorge Araya:

    Lindas tus palabras. Te comento que ya hay una red de bloggeros dc. aqui una lista de blog colectivos:
    DCU Derecho U. de Chile, DCU U. Diego Portales, DCU Ciencias Políticas U. de los Lagos, DCU U. Católica de Chile, DCU U. de los Lagos, Blog PDC, DC Peñaflor, Identidad Progresista, Jóvenes JDC Región de Magallanes, Jóvenes JDC Región de Valparaíso, Jóvenes por Alvear, Nueva JDC , JDC Región de Coquimbo y Zona SUR PDC.

    Y aqui una lista de blogueros:

    Alberto Precht, Andrés Jouannet, Andrés Rengifo, Antonio Lara, Carlos Aparicio, Carlos Bravo, Carlos Pinto, Christian Garrido, Claudio Román, Cristóbal Cartes, Cristobal Fernández, Diego Calderon, Eduardo Reyes, Enrique Alvarez, Ernesto Tironi, Felipe Contreras, Fernando Muñoz, Francisco Javier Gutiérrez, Gianni Rivera, Hector Garate, Hector Barria, Ignacio Saffirio, Ingrid Melipillán, Iván Arcos, Jaime Hales, Jorge Alzamora, Jorge Canals, Jorge Leyton,José Gabriel Alemparte, Jose Luis Corvalán, Leonel Sánchez, Luis Pérez, Marcelo Drago, Marcelo Ramírez, Marcelo Trivelli, Mario Vilche, Mauricio Araneda, Mauricio Castro, Narciso Irureta, Mauricio Rebolledo, Nicolás Pavez, Otto Boye, Pablo Ignacio Mejía, Pablo Oyarzún, Paul Guzmán, Pedro Pablo Errázuriz, Pepe Martínez, Pirincho Navarrete, Renato Contador, Ricardo Buendia, Ricardo Román, Roberto Gatica, Rodrigo Albornoz, Sebastián Morales, Tito Evans y Victor Maldonado


    Ve:
    http://www.josemartinez.cl/?p=198

    ResponderEliminar
  5. Anónimo5:51 p.m.

    Estimado Pepe Martinez:

    Gracias por tu comentario.

    No me he dado tiempo para armar mi propio Blog. Osvaldo Aravena me pidió un texto por el homenaje a Mario Martinez, el texto lo vió mi amigo Omar y decidió subirlo al suyo que es muy democrático.

    Le mandaré los datos de blog a otra gente y trataré de darme tiempo para visitarlos a todos.
    Qué bueno que se mantenga el contacto entre todos nosotros, aunque sea virtual.

    Un Abrazo Jorge Araya

    ResponderEliminar
  6. Anónimo5:23 p.m.

    HOMENAJE A MARIO MARTINEZ
    El acto será el sábado a las 11 horas en el aula magna de Avenida Ecuador 3659, con calle Obispo Umaña, donde además se exhibirá un documental que recoge la historia de Martínez y de los jóvenes universitarios.
    A 20 años de su trágica muerte, bajo la dictadura militar, sus compañeros de universidad, camaradas democratacristianos y amigos rendirán un homenaje a Mario Martínez Rodríguez, el que se efectuará el sábado 5 en la Universidad de Santiago.









    El acto será el sábado 5 a las 11 horas en el aula magna de Avenida Ecuador 3659, con calle Obispo Umaña, donde además se exhibirá un documental que recoge la historia de Martínez y de los jóvenes universitarios.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo12:08 a.m.

    Your are Nice. And so is your site! Maybe you need some more pictures. Will return in the near future.
    »

    ResponderEliminar