viernes, junio 23, 2006

Mercado de cómic e ilustración:

El mercado de la ilustración es muy frágil y casi inexistente en Chile.


Las empresas donde teóricamente funciona el mercado de la ilustración y el cómic son: el mercado de la publicidad y el diseño gráfico, lo medios de comunicación, las revistas de comics y de ilustración, así como el mercado educativo y el mercado de los libros.

1. La publicidad
Según la Asociación Chilena de Publicidad, las cifras de los últimos diez años indican un estancamiento general de la inversión publicitaria en Chile. Además, casi el 50 % es inversión en publicidad va a la televisión y un 30 por ciento en diarios, un 8,2 va radios. Un 6,7 % va la publicidad en vía pública y sólo un 3,5 a revistas. El mercado publicitario web, el de más crecimiento, alcanza sólo a un 1 %


2. Los medios de comunicación.
En Chile hay una concentración en dos grupos: el Grupo Edwards y Copesa, ligados a la derecha y a la ultraderecha chilena y de alta visión conservadora. Este monopolio es una provocación a la vocación democrática, de una prensa compacta y monotemática, parcial y torcida.



3. Las revistas de comics


Desde hace 16 años prácticamente todas las revistas desaparecen del mercado chileno y la situación del cómic en Chile da un vuelco dramático e inesperado.Así, la producción del cómic chileno lleva 16 años de auto publicaciones, dirigidas a un círculo restringido de compradores. El problema es que casi nadie en Chile compra comics. Algunas estimaciones hablan de 30.000 lectores en ese país,

4. El mercado educativo
Las horas de educación artística fueron bajadas durante la última reforma educacional. Existen 35 escuelas artísticas en Chile donde trabajan 500 personas.


5. Los libros infantiles y la ilustración
La literatura infantil y juvenil es un camino para desarrollar el hábito de la lectura en el niño. El cómic, por su propia naturaleza, es probablemente junto con el cuento ilustrado una de las mejores vías para que el niño se inicie tempranamente en el hábito de la lectura

Pero la realidad del libro en general es paupérrima. La recuperación de la industria del libro iniciada en 1988 con el retorno a la democracia se detuvo durante la década de los 90. Se recuperó algo durante los 200 y 2001, pero tuvo una nueva caía da los años 2003 y 2004.

Tampoco hay un consumidor muy activo. Las últimas encuestas oficiales informan persistentemente acerca del deterioro de la lectura en Chile. Las encuestas aclaran que sólo el 39,7% de los santiaguinos leyó un libro en el último año. Las bibliotecas de la mayoría de los hogares acomodados no superan los 50 ejemplares. En el 40% de los hogares más pobres no hay un solo libro. Cifras aterradoras.
Por ejemplo, la estadística de la Cámara Chilena del Libro indica que el año pasado 2005 se publicaron 77 libros de literatura infantil. Sólo 77 libros de un total de 760 libros de literatura chilena., eso corresponde a un seis % del total de la literatura chilena y solo un 2 % de la producción total de libros. Hay que preguntarse cuantos de esos 77 libros para niños llevan ilustraciones.


Desarrollo de un mercado para el cómic y la ilustración

Tratamiento especial


Hay quienes han postulado la necesidad de establecer un impuesto rebajado a la cultura..Hay que recordar que la UNESCO aprobó por gran mayoría la convención para la protección de la diversidad en los contenidos artísticos y culturales, que significa que los bienes culturales deben tener un tratamiento especial. Esto a los economistas del gobierno les da escozor.

El programa de la Michelle Bachelet “Una cultura al alcance de todos” promete un sistema de subsidios y fondos:
En concreto si el programa de la señora Bachelet se cumple tendremos 32 mil alumnos en las escuelas artísticas y eso puede ayudar a encontrar alguna pega a los dibujantes. Lo mismo ocurre si las escuelas y liceos aumentarán su número de horas de artes.

Los fondos concursables se han abierto, no sin escrúpulos, a la posibilidad de financiar proyectos de cómics. Los fondos han sido lentos y prejuiciosos con el cómics.
Hoy hay, además, un concurso de ilustración este año en el Fondo del libro, son cuatro millones de pesos para un solo libro que haya sido publicado los dos años anteriores.
Poco, ¿verdad?


¿Medios digitales?


Muchos artistas independientes están eligiendo publicar sus primeros esfuerzos vía la Web. Existen numerosos y buenos sitios de artistas chilenos.
Los medios digitales podrían ser una esperanza de los comics y las ilustraciones de encontrar público. Puede ocurrir que artistas independientes del comic vendan sus productos directamente al consumidor, sin tener que confrontar mediadores o selectores.
Pero, hasta ahora, este trabajo-como buena parte de lo que se hace en la Web- está impulsado por el amor al arte y se puede convertir en un simple gusto de computines geek, socialmente ineptos.



Esta es la situación del mercado del comic y la ilustración en Chile.
No es mucho ¿verdad?

¿Qué hacer entonces?


Primero, asumir que este es un problema estructural que incluyen a muchos actores. Es un problema de política cultural.
Desgraciadamente, yo noto poco interés entre los mismos dibujantes de colocar este tema en la agenda.
Una actitud algo Ñoña, excentrica ¿no?¿Está condenado el cómic y la ilustración a ser dominado por frikis?¿La sociedad de los frikis muertos?
¿Está condenado el cómic y la ilustración?

4 comentarios:

  1. Ella, la polémica.

    Pero tienes razón. Sin embargo hay nichos no explorados, que pueden ser tentativos para microempresarios.

    Y el comic, dentro de la ilustración, de alguna manera tiene que surgir. No olvidemos que en esencia es popular y masivo, hay que buscar los espacios y saber llegar a los "clientes".


    Y bla bla bla bla

    ResponderEliminar
  2. Es cierto, siempre existen los dibujantes que sobresalen...
    Aunque los problemas persisten...
    en fin...

    ResponderEliminar
  3. Si no existieran problemas no sería entretenido.
    Hay que dejar de llorar y hacer.

    Espera no más a que me den pega con contrato.

    ResponderEliminar