lunes, abril 17, 2006

Evangelio de Judas, Evangelio de Borges

En 1944, se publicó Ficciones de Borges. El libro incluía ocho cuentos ya reunidos antes en El Jardín de senderos que se bifurcan (1941) y agregaba otros seis nuevos, bajo el encabezamiento Artificios.

En el cuento La Forma de la espada, el protagonista narra la historia de una traición como si él fuera la víctima y no el traidor. En El tema del traidor y la muerte, el primero se convierte en el segundo, en una trueque de roles. En el cuento Tres versiones de Judas el sueco Nils Runeberg, interpreta la naturaleza del sacrificio de Cristo. Su tercera conclusión es que Dios no se encarnó en Jesús cuando asumió la condición humana, sino que Dios totalmente se hizo hombre en Judas.

Años después, en 1975, Borges publica El libro de arena. Y su cuento La secta de los Treinta puede leerse como un adjunto de Tres versiones de Judas. Aquí habla sobre la voluntariedad del sacrificio de Jesús y de Judas. En la tragedia de la Cruz sólo hubo dos voluntarios: El Redentor y Judas.

Imagen: Kiss me, judas, de Jefferson Costa

4 comentarios:

  1. Mario Quintana4:06 p.m.

    Si es sujeto de duda el nuevo evangelio, ¿porque no dudar de toda la biblia?,
    Ser agnostico no es tan tonto

    Mario Quintana

    ResponderEliminar
  2. Marianela4:12 p.m.

    existe el derecho de saber la verdad acerca de Jesucristo, pues la biblia no puede resumirse en un libro, el hombre deber elegir lo que es bueno o malo para el, gracias al libre albedrio. Yo creo en Dios y en cristo.
    No queda claro si usted es creyente?
    Lo es?

    Marianela

    ResponderEliminar
  3. los evangelios pueden ser léidos, asi lo hago yo muchas veces, como una rama de la literatura fantastica.

    ResponderEliminar
  4. Creo, también, que los lectores más asiduos de la Biblia somos quienes leemos en ese mismo sentido:

    Lucas 21 dice que Jesús "vio a cierta viuda necesitada echar allí dos monedas de ínfimo valor [...] y dijo: Esta viuda, aunque pobre, echó más que todos ellos". Me asombra/divierte pensar que esa capacidad de leer la mente estaba presente en otras conversaciones.

    ResponderEliminar