lunes, julio 04, 2005

Batahola en el mundo de los blogs de Finlandia.

La razón de la batahola es que el restaurante Lehtovaara de Helsinki le exigió 80 mil euros a Herkko Hietanen por haber publicado en su blog una queja al restaurante.
Hietanen visitó el restaurante en diciembre de 2003 y la queja tiene fecha de enero del 2004. Hietanen no recibió respuesta del restaurante. Entonces, en agosto del 2004 publicó su queja en su blog. Hietanen es además presidente de la asociación
Electronic Frontier Finland que defiende la libertad de expresión en la Internet.
El incidente abrió un interesante debate en Finlandia, tanto en los blogs como en otros medios de comunicación, como el diario financiero Taloussanomat y el diario Helsingin Sanomat.
El dueño del restaurante Antero Molander amenzó con realizar una denuncia policial si Hietanen no soluciona el problema. Hietanen, por su parte, escribió en su blog que no retiraría sus quejas.
Según la ley se puede publicar reseñas críticas de una empresa en Internet. Lo que está castigado es publicar afirmaciones falsas.
Hietanen recibe hoy diariamente 70 mil visitas diarias en su blog y el tema se discute en todos lados. El tema del restaurante ha abierto el debate sobre el rol de los blogs en la sociedad. y tambienese ha vinculado a un caso chileno.

2 comentarios:

  1. Anónimo8:54 a.m.

    Hietanen reclama a restaurante Lehtovaara
    Reclama servicio deficiente del Restaurante Lehtovaara.
    Esta es la carta que escribió Herkko Hietanen al Restaurante Lehtovaara. El restaurante no respondió, Herkko Hietanen la colocó en su blog. Y se desató el tornado en Finlandia y en los blogs. Su blogs estuvo en los primeros lugares de los buscadores de Google. Una muestra de que el cliente no siempre tiene la razón y la importancia que han adquirido los blogs.

    La carta de quejas al restauranteLehtovaara
    Mi intención era ofrecer una cena a 12 amigos en el restaurante de Lehtovaara el 19 de diciembre de 2003. Había reservado una mesa una semana antes y yo esperaba compartir la famosa atmósfera de Lehtovaara con mis amigos. La cena incluía vestida formal de profesionales académicamente formados en el área de negocio y jurídica, menores de 30. Mis invitados fueron sorprendidos repetidas veces por la actitud y la conducta del personal de servicio.
    Aquí hay algunas observaciones que hice durante el curso de la noche:
    Cuándo mis invitados habían llegado a las 19:55 la mesa no estaba puesta. Cuando la primera parte del grupo llegó a sentarse a la mesa nadie les tomó el pedido. Cuándo el mozo llegó la primera cosa que hizo fue pedir carné de identidad. El grupo se sorprendió con el pedido del mozo y el mozo dijo entonces que tendrían que salir del restaurante si no podían proporcionar ninguna identificación. La más joven del grupo era una amiga de 26 años. El servicio de control de la puerta fue impecable.
    Cuando el resto del grupo hubo llegado y nosotros habíamos tenido que esperar durante 15 minutos para recibir los menús. Finalmente tuve que preguntar a un camarero por ellos. Un invitado llegó después y el menú también se tuvo que solicitar específicamente.
    Bebida
    La carta de vinos no llegó con los menús. Cuándo advertí que nadie la había recibido, la pedí. El camarero trajo una lista para el grupo entero. En ese momento mis invitados ordenaron los aperitivos. Los primeros tragos vinieron media hora después de nuestra llegada. El Cassispunch que había ordenado estaba tibio, no caliente. Pedí probar los vinos. De hecho, una de las botellas se estropeó. El camarero no quiso creer que tengo algún conocimiento de vinos. He sido un miembro de de varios clubes de vino durante varios años y puedo reconocer definitivamente el aroma cuando pruebo uno. También en esta situación la conducta del mozo era impropia. Ruidosamente el mozo se preguntó por qué yo quise probar los vinos, causando una situación difícil que contradice la calidad del vino.
    Los vasos de agua se llenaron al principio, pero no antes que se solicitara. Durante la cena el agua se sirvió sólo una vez, a pesar que la mayor parte de los vasos estaban ya vacíos al comienzo.
    Servicio de comida
    En lugar del filete de venado que yo había ordenado, el mozo me sirvió un Coeur de filete. Cuándo empecé a comer advertí que la carne carecía del sabor peculiar del venado y la porción apenas tenía algo de verdura. Pregunté al camarero acerca de esto. El camarero juró que yo había ordenado un Coeur de filete. Las personas sentadas a mí lado le dijeron que eso no era correcto. El camarero volvió a contradecirme y me mostró la orden anotada. Entonces me preguntó si deseaba que la comida fuese cambiada. Puesto que el resto del grupo estaba ya a mitad de la comida yo sugerí que el restaurante nos ofreciera un puro a cambio de la molestia. Según el mozo esto no era posible. El camarero no se disculpó en ningún momento. El Coeur de filete fue traído a la mesa y se dejó enfriar antes de servirlo. El plato no fue servido hasta que el alimento se puso frío. Los invitados preguntaron cuando nos serviría. La respuesta fue: “yo se lo serviré en un momento”. Esto no fue una respuesta satisfactoria y un amigo mío sentado a en la cabeza de la mesa tomó el tiempo, fueron 8 minutos.
    El plato de pescado no fue traído a la mesa al mismo tiempo que el acompañamiento. Aunque esto se podría aceptar porque la cocina parecía tener las manos repletas del trabajo.
    Después tener el peor servicio del restaurante que había visto jamás, anuncié que no permanecería en el lugar para el postre y que no lo recomendaría a otros. Pedí la cuenta y el mozo y el gerente del restaurante me llevaron a la cocina para discutir los hechos. Nombré algunos de los incidentes mencionados arriba. El camarero que nos “sirvió” concordó conmigo. Ella le dijo al gerente: “Concuerdo. El servicio que ellos recibieron no fue bueno. Con estos precios el cliente debe esperar también un buen servicio.” El gerente del restaurante culpó a la cocina por la prisa. Noté que la cocina no tuvo nada que ver con el fiasco. La negligencia del personal de servicio y la falta de la habilidad eran las razones de nuestra desilusión.
    Nadie del personal se disculpó por la molestia que nos habían causado.
    Gasto miles de euros todos los años en restaurantes, en cenas de negocio o de ocio. Nunca me había ocurrido algo parecido. Y espero que no me vuelva a ocurrir. Esta vez los invitados eran mis amigos. No me atrevo a imaginar lo que la situación habría sido si yo hubiese tenido invitados a socios de negocios para la cena. El servicio deficiente del restaurante perdió ventas y clientes.

    Helsinki, enero. 2, 2004 Herkko Hietanen

    ResponderEliminar
  2. Anónimo5:40 p.m.

    Vean ester vínculo además, para ver la "conección chilena"

    http://www.odecu.cl/noticias_detalle2.php?&cod=2454

    ResponderEliminar