jueves, octubre 13, 2005

Pekén


A raíz de una carta que me envió Gabriel Bilbao Torrealba, sobrino del talentoso dibujante chileno Pekén, (Mario Torrealba del Río, 1916-2004) me acordé de una de las más populares caricaturas de Pekén, y los efectos políticos del humor gráfico.

Año 1938. Pekén dibujó un pintor con el rostro del presidente del diario pro gobierno La Nación. El pintor retrata a un domador que tiene su bota encima de un león sometido. El domador es el general Ibáñez. El presidente de Chile, Arturo Alessandri (llamado “león” de Tarapacá) se indignó. Ordenó requisar la edición completa, Los “tiras asaltaron la revista, se llevaron los ejemplares y los quemaron. Luego Alessandri reconoció los hechos y el juez cerró el proceso.

Gabriel Bilbao me habla de la vida hinduista y franciscana de su tío Pekén, que le quitó pretensiones de querer gloria y reconocimiento.
Es verdad, Pekén fue un esotérico.
Pero tiene todo reconocimiento.

2 comentarios:

  1. Anónimo5:08 p.m.

    Dartmouth senior interns at conservative think tank
    Lively debate, political buzz, intellectual growth -- words usually associated with the academic year rather than an off term -- characterized this past summer for Scott Glabe '06. Along with 63 other college ...
    Hope you are having a wonderful day. Your blog looks great I will remember it.

    I have womens health site. It pretty much covers ##keyword## related stuff!

    Please visit if you have time.

    ResponderEliminar
  2. También se chupó, entonces.

    La Topaze es una gran revista, es una cátedra de humor gráfico. Y participaron todos los grandes.

    ResponderEliminar